Aprendí a ser la primera, a esperar, a relajarme, a respirar, a llorar, a salir de la pieza, a beber con ganas, a buscar amigos, a fumar como loca, a reconocer el dolor y aguantar sin gritar. Pero por sobre todo, que no será ni la primera ni la última vez.

Maritzi